FranquiciasEn.MX en Facebook Bambú Inversiones
Ir al inicio
BUSCA TU FRANQUICIA
SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
 
FranquiciasEn.MX en facebook
Síguenos en twitter
Recomiéndanos en LinkedIn
 
 
editorial
¿Por qué franquiciar mi negocio?
Si tienes un negocio exitoso que genera buenas utilidades, que está entre los líderes de tu giro en tu localidad y que goza de una excelente reputación tanto de la empresa en general como de los productos o servicios, entonces seguramente has pensado en hacer crecer tu negocio.

Para crecer tienes tres opciones principales:
  1. Aumentar la capacidad de tu negocio actual pasándote a un local más grande o simplemente aumentando la productividad del mismo.
  2. Abrir sucursales propias, ya sea en tu mismo territorio o fuera de él.
  3. Franquiciar tu negocio para permitir que terceros utilicen tu marca para abrir un negocio idéntico al tuyo.
En este artículo nos concentraremos en la tercera opción, al ser la que nosotros consideramos mejor por diferentes motivos que explicaremos más adelante.

Antes de esto, tenemos que entender que franquiciar el negocio no significa solo la consultoría para desarrollar el modelo de franquicia, sino también la difusión de la marca y la comercialización de la franquicia a prospectos interesados.

Si piensas que si desarrollas tu modelo de franquicia en automático te van a comprar franquicias, estás equivocado; es como pensar que solo por abrir las puertas del negocio los clientes van a entrar y comprar sin ningún tipo de publicidad. Simplemente no sucederá, y la inversión en la consultoría habrá sido en vano.

Los beneficios de expandirse, sea como sea, son ampliamente conocidos. Como ejemplos de estos beneficios podemos mencionar:
  • Aumentar la participación de mercado: que una mayor proporción del mercado potencial te compre a ti en vez de a la competencia.
  • Acceder a economías de escala: que puedas obtener mejores precios al comprar productos e insumos en volúmenes más grandes.
  • Mejorar el posicionamiento de la marca: que más personas reconozcan tu marca y tengan una impresión positiva de ella.
  • Sacar más provecho a los recursos humanos, físicos y tecnológicos de la empresa: que estos recursos sean utilizados de manera más eficiente, disminuyendo su costo proporcional.
Sin embargo, los beneficios de franquiciar tu negocio son más específicos, y aquí te mencionamos los tres que consideramos más importantes:


1. Ganancias sí o sí

Una vez que el modelo de franquicia está desarrollado y vendiéndose, franquiciar representa ganancias seguras, mientras que operar una unidad propia puede representar pérdidas.

Cuando otorgues una franquicia, recibirás una cuota inicial de franquicia, que es el monto que un franquiciatario deberá pagar a su franquiciante por el derecho de utilizar su marca y para que se le transfieran los conocimientos necesarios para poner y operar la franquicia. Es decir, además de no tener que invertir para tener una unidad adicional, el franquiciatario te pagará por tenerla.

Otro aspecto importante es que el franquiciatario pagará regalías independientemente de si la franquicia está generando utilidades o no. Si la unidad fuera propia y no se generaran utilidades, las pérdidas tendrían que ser cubiertas de tu bolsillo.

Finalmente, si tienes esquemas de proveeduría en tu modelo de franquicia, tendrás un margen de utilidad sobre los productos o servicios que vendan las franquicias puesto que tú serás el proveedor obligado de algunos de éstos. Es decir, tendrás venta asegurada, por lo que podrás proyectar de mejor manera tus ingresos y egresos y generar más utilidades.

Por donde lo quieras ver, franquiciando tu negocio ganarás de manera segura.


2. Expansión más rápida

A diferencia de una sucursal propia, donde todo el capital tendrá que ser aportado por tu empresa, en una franquicia un tercero pondrá el capital, por lo que tener más unidades no estará limitado al capital que tengas disponible, sino al de muchos inversionistas, por lo que la expansión sucederá mucho más rápido.

Además, puesto que las franquicias se colocarán típicamente en territorios fuera del tuyo, cada vez más personas conocerán tu marca, lo que generará un potencial de expansión todavía mayor.


3. Si quieres abrir unidades propias, lo podrás seguir haciendo

El otorgar franquicias no significa que no puedes seguir creciendo por tus propios medios. Si un territorio te interesa, ya sea en tu localidad o fuera de él, en cualquier momento podrás abrir una unidad propia.

De hecho, el proceso de consultoría para desarrollar el modelo de franquicia es ampliamente recomendado para cualquiera que quiera abrir más unidades propias. El análisis estratégico y financiero, la sistematización y documentación de procesos y la protección de la propiedad industrial son solo algunas de las cosas que beneficiarán a cualquier empresa buscando crecer por medio de sucursales propias y son temas fundamentales en un desarrollo de franquicia.

Otra opción interesante que combina franquiciar con abrir sucursales propias es la llamada “franquicia asociativa”. Si algún territorio de tu interés estuviera fuera de tu capacidad operativa, entonces podrás asociarte con un franquiciatario que la operará. No serás dueño del 100% de la unidad, pero tendrás participación en una unidad en un territorio atractivo que te generará más utilidades que otorgando una franquicia normal.


¡Anímate a franquiciar tu negocio!

Si estás listo para crecer, nosotros también lo estamos para ayudarte.


Fuente: FranquiciasEn

Para solicitar informes sobre cómo franquiciar tu negocio visita nuestra sección de Desarrollo de Franquicias.
comments powered by Disqus
 
  Categorías de Franquicias en México  
 
 
 
Logo
© 2016 | Todos los Derechos Reservados En FranquiciasEn impulsamos el ramo de franquicias en México ofreciendo servicios para emprendedores, personas interesadas en invertir, franquiciatarios y franquiciantes.  Mediante estos servicios ayudamos a crear empleos y riqueza en el país.